El día 14 de diciembre de 1990 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1 de Octubre como Día Internacional de las Personas Mayores.

Se señaló un doble objetivo:

La necesidad de reflexionar sobre el hecho demográfico del aumento de las personas mayores en nuestro mundo, sobre todo en los países desarrollado.

La necesidad de solidaridad con las personas de edad para mejorar su calidad de vida y paliar algunos de sus déficits.